Como se hace

Sobre como acabar con el gotelé hay muchas teorías escritas, muchas de ellas válidas y otras han causado una verdadera pesadilla cuando se ha confiado el trabajo a una persona sin la preparación adecuada. Este trabajo tiene 2 principales objetivos, el primero es dejar un material adherido totalmente a la pared y el segundo dejar una superficie sin imperfecciones. 

En muchos casos, al finalizar el trabajo el cliente queda satisfecho pero con el paso del tiempo comienzan las sorpresas, aparición de grietas debido a la contracción del material, descorches de la pared o techo por falta de adherencia del material y presupuestos un 25% más económicos

 

Cuando nos enfrentamos a la reparación de un trabajo así, haber fallado en el segundo objetivo tiene una relativa y fácil solución, se aplica 1 capa de material sobre la pared y se lija hasta obtener el buen acabado. Pero ¿Qué pasa si se ha fallado en el primer objetivo? El problema conlleva a retirar por completo todo el material que se aplicó y sanear de nuevo toda la superficie a alisar. Este problema si la casa ha vuelto a ser habitada os podéis imaginar la pesadilla que supone. Por ello es imprescindible tener las cosas claras y la suficiente información para realizar un trabajo de alisado de gotelé.

Lo más importante para obtener un buen acabado es utilizar un material cubregotelé de calidad cuyas características sean:

 

  • Producto preparado para aplicar sobre pintura  
  • Dotado de aditivos con agentes tensioactivos y anticracking
  • Aplicable en capa gruesa
  • Fino y de fácil lijado para obtener un acabado perfecto.

El trabajo que conlleva el alisado de gotelé para obtener un acabado perfecto en un tiempo razonable, requiere de una absoluta experiencia con las herramientas adecuadas, especialmente con el uso de la llana. Por ello, yesaires y escayolistas suelen ser los profesionales que ofrecen mejor relación calidad/precio.

 

La llana que preferiblemente debe utilizarse tendrá una medida de hoja de 30cm aproximadamente, de caras afiladas y mango grueso. 

  • El tamaño de la hoja proporciona una mejor relación de fuerza y deslizamiento de la llana sobre la superficie facilitando el control del material.
  • El lado afilado facilita un acabado más fino, por ello la obsesión de cualquier profesional del enlucido es mantener su llana afilada, que no reciba golpe alguno y sin una sola mueca en el filo.
  • Un mango grueso facilita el agarre de la llana. Si hay que trabajar con llana durante horas seguidas la mano se resiente cuanto más fuerza hacemos, por ello es preferible un mango grueso de madera o ergonómico de goma

Los errores comunes de un trabajo mal realizado:

  • Utilizar un material no adecuado sin puente de unión (megafino, escayola, yeso, etc)
  • Aplicar material sobre pintura con gotelé al temple
  • No limpiar la superficie antes de aplicar (polvo, suciedad, etc)
  • No respetar el tiempo de tirada del material. 

Consejos para un buen acabado:

 

  • Reparar posibles grietas en paredes y techos (picar colocar vendante y enlucir)
  • Aplicar 3 pasadas de material dejando secar cada una (1.Cubrir, 2.Igualar, 3.Refinar)
  • Utilizar una lijadora especial para paredes y techos con sistema de aspiración
  • Colocar guardavivos o cantoneras en cada esquina para reforzar y mejorar el acabado.
  • Aplicación de pintura con pistola y capa de imprimación.

Herramientas enlucido 

 

  • Regla para acabar con posibles bultos que tenga la superficie a renovar.
  • Llana o paleta para enlucir
  • Carril o cepillo para esquinas
  • Paleta de esquinas

 

Al alisar una pared o techo con gotelé normalmente hay que picar bultos que sobresalen más de la cuenta en algunas zonas y aumentar con una mayor cantidad de material en otras.

¿Por qué existe el gotelé? Cuando se enluce con yeso o perlita una superficie en construcción por primera vez, el primer paso es un buen maestreado mediante regles y yeso vivo para obtener superficies aplomadas o niveladas sin bultos. La técnica del gotelé permitía disimular las imperfecciones de un enlucido sin maestrear (conocido popularmente como enlucido a buenavista) 

Otros métodos para quitar gotelé que pretenden facilitar el trabajo, como aplicar con un simple rodillo el material y una vez seco lijar (lijar, lijar, lijar y lijaaaar....) con lo que esto conlleva hasta conseguir un buen acabado. Otros nos facilitan productos que reblandecen el gotelé y mediante una especie de lija redonda comenzamos a "despegar el gotelé" de la superficie.... Cuando tengamos todo el gotelé en el suelo en un pastizal, habrá que enlucir mínimo con una pasada de material si queremos un acabado profesional y lijar.

 

Por lo tanto, elije el método que prefieras pero acabar con el gotelé requiere de una buena dosis de maña y paciencia.

Gotelé al temple

-Humedecer toda la superficie 

-Rascar la capa de gotelé

-Enlucir superficie

-Lijar y pintar

Gotelé y pintura plástica

-Lijado para descubrir un poco el grano

-Aplicación de 3 capas de material

-Lijar y pintar

 

 

Te puede interesar:

Llamar


Llamar